Cookies disclaimer

Estoy de acuerdo utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y para estudiar cómo se utiliza nuestro sitio web. si navega por nuestro sitio web, estará aceptando el uso de las cookies en las condiciones establecidas en la presente política de cookies. esta política puede ser actualizada, por lo que le invitamos a revisarla de forma regular

Salzkammergut, la región austríaca de los lagos (III)

Esta semana, seguimos describiéndoos la zona de Salzkammergut, la preciosa región austríaca de los lagos. Esta vez, vamos a hablar sobre la ciudad-balneario más antigua de Austria: Bad Ischl.

calendario Jul. 14, 2017
comentario 0 comentarios

La zona de Salzkammergut tiene muchas cosas que ver y disfrutar. Naturaleza y pueblos y ciudades con un escanto especial. En el post de hoy, os seguimos describiendo este paisaje austriaco, en una de sus ciudades, Bad Ischl

 

Bad Ischl

 

La localidad de Bad Ischl es el centro cultural de la región de los lagos y que desde 1848 hasta 1914 fue la residencia veraniega del Emperador Francisco José I. Desde allí se puede acceder fácilmente a los cinco lagos principales de la región.

 

Esta pequeña ciudad histórica cuenta con 14.000 habitantes y unos famosos baños medicinales de aguas termales y de aguas salinas que atraen cada año a miles de visitantes. Bad Ischl es la ciudad-balneario más antigua de Austria.

 

La gastronomía tradicional de Bad Ischl, como toda la de Austria, posee influencias de la cocina húngara, checa, judía, italiana o bávara. En la comarca de la Alta Austria, donde se halla Bad Ischl, un plato muy popular son las albóndigas austriacas (Kloß), que se pueden preparar de varias maneras. Otra receta muy típica es la Linzer Torte, que es un pastel elaborado con mermelada y nueces, y que podemos encontrar en toda la región.

 

Uno de los punto claves de la ciudad es la famosa pastelería Zauner, fundada en 1832, que elabora exquisitos bocados dulces para acompañar la hora del café. Es deliciosa su versión de la Sachertorte vienesa y el extraordinario Apfelstrudel, además es muy conocido su pastel Guglhupf, de limón y cubierto de pasas y nueces.

 

Bad Ischl, es hoy en día una bella ciudad cargada de historia. Eso no la exime de ser una villa moderna, cosmopolita y con muy buen ambiente. A las magníficas propuestas culturales de la localidad, en las que destacan las tradicionales óperas, valses y bailes.

 

Bad Ischl está situada entre dos ríos: el Traun y el Ischl, y rodeada de un paisaje maravilloso de majestuosas montañas y preciosos lagos. Muchos senderos y rutas montañosas, hacen que durante el verano en Bad Ischl se incrementen las posibilidades de ocio, por sus campos de golf, numerosas pistas de tenis o instalaciones de equitación. Otras actividades que se pueden realizar en los espectaculares alrededores de la ciudad son el senderismo o la pesca deportiva. En invierno también se puede practicar el esquí o el patinaje sobre hielo.

 

En el siglo XIX, la alta sociedad solía frecuentar el Zauner Esplanade, después de visitar el spa Trinkhalle, que todavía se encuentra en el centro de la ciudad, en la plaza Ferdinand-Auböck.

 

Cuando la princesa de los Habsburgo, Sophie, se curó de su infertilidad después de visitar las agua termales de esta ciudad, en 1828, la reputación y la fama de Bad Ischl creció espectacularmente. Dos años después, dió a luz al emperador Francisco José y más tarde a dos hijos más, que fueron apodados Salzprinzen (príncipes de sal). Francisco José se encargó de hacer peregrinaciones anuales a Bad Ischl, convirtiéndola en el lugar de su residencia de verano durante los siguientes 60 años, lo que hizo que gran parte de la aristocracia europea se sintiera atraída también hacia esta región. También fue aquí donde conoció y se enamoró de la futura emperatriz, Sisi.

 

Desafortunadamente, Bad Ischl también fue testigo de la firma de la declaración de guerra sobre el reino de Serbia, hecho que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

Que ver en Bad Ischl

 

Kaiservilla (Villa Imperial)

 

Visitar la Villa Imperial de Bad Ischl nos lleva al siglo XIX. Pintada en amarillo imperial que significa riqueza y poder, la residencia parece una miniatura del Palacio de Schönbrunn de Viena, la planta del edificio tiene forma de “E” en honor a la emperatriz Elisabeth.

 

La princesa Sophie compró la Villa como regalo de compromiso para su hijo, el emperador Francisco José y la princesa Elisabeth de Baviera. Elisabeth apenas pasaba mucho tiempo allí, ya que no le gustaba el lugar. A pesar de esto, al emperador le encantaba el palacio y lo hizo su residencia de verano durante más de 60 años. La amante del emperador, Katharina Schratt, vivía cerca de una casa que, irónicamente, fue elegida por la emperatriz.

 

El bisnieto de Francisco José, el archiduque Markus Salvator von Habsburg-Lothringen todavía vive aquí, pero algunas zonas del edificio se pueden visitar, incluyendo las salas de recepción y unos cuartos residenciales que son bastante modestos. Como curiosidad cabe destacar que el archiduque en algunas ocasiones hace de guía para las visitas.

 

Fue en esta villa donde el emperador firmó la declaración de guerra contra Serbia. Objetos de los Habsburgo y, a veces, trágicos recuerdos familiares llenan la villa, como el cojín en el que descansaba la cabeza de la emperatriz Elisabeth después de que fuera asesinada en 1898.

 

Museum Der Stadt Bad Ischl (Museo de la ciudad)

 

Este museo se encuentra en el actual Hotel Austria, que fue en realidad la residencia de verano favorita del archiduque Francisco Carlos y su esposa Sofía, padres del emperador. El joven Francisco José se comprometió con Elisabeth aquí en 1853. Se pueden visitar las diversas exposiciones relacionadas con la minería de la sal de la región, historias reales y populares, los jardines y el monumento de Brahms. La exhibición de los trajes populares nacionales usados por el emperador para la caza es particularmente impresionante, además el museo muestra las famosas Kalss Krippe, una enorme exposición de pesebres en Navidad, que dura de diciembre hasta principios de febrero. Tiene cerca de 300 figuras y algunas datan de 1838. Las Kalss Krippe hechas por los habitantes de Bad Ischl son muy conocidas, incluso muchas casas privadas abren sus puertas a los visitantes desde después de Navidad hasta el 6 de enero para que puedan verlas.

El Photomuseum de Bad Ischl


Construido cerca de la Villa Imperial, el pequeño "palacio de mármol" es muy edificio muy elegante. La emperatriz Elisabeth lo usó como una casa de té. Ahora alberga un museo de fotografía, una colección permanente que ofrece una visión general de la historia de la fotografía analógica, con un homenaje a la emperatriz Elisabeth. El matrimonio entre Francisco José y Elisabeth no fue feliz, como se puede comprobar en los nombres de muchas casas de Bad Ischl que llevan el nombre de algunas de las amigas del emperador, como la Villa Schratt, que fue entregada a la amante oficial del emperador, Katharina Schratt

Posts relacionados

Salzkammergut, la región austríaca de los lagos (I)

Jun. 29, 2017
Mercedes Villar
10 comentarios
...

Salzkammergut, la región austríaca de los lagos (IV)

Jul. 28, 2017
Mercedes Villar
10 comentarios
...

Salzkammergut, la región austríaca de los lagos (y V)

Ago. 4, 2017
Mercedes Villar
10 comentarios
...

Salzkammergut, la región austríaca de los lagos (II)

Jul. 7, 2017
Mercedes Villar
10 comentarios
...

Comentarios (0)

Tienes que iniciar sesión para poder comentar!